6 de octubre de 2012

02

No es cuando te mirás al espejo o te pesás en una farmacia de por ahí estando aburrida, esos no son los momentos donde te decidís empezar el gimnasio; es cuando estás en un bondi que pasa por todo bache o loma de burro que hay y tus piernas se mueven tal maremoto. Ese es el momento que decís basta. 

5 comentarios:

Ginebra dijo...

En los sitios más extraños piensas las cosas más extrañas y vulgares.
Un guiño ;)

† Un sueño solamente † dijo...

perdon, me dio risa, pero bueno, no lo hagas solo por estetica, hacelo tmb por tu salud ;) te lo dice una persona que era gordita y decidio cambiar por salud mas que por ser bonita. Hace diez meses que voy al gimnasio, baje diez kilos sin hacer dieta... y soy feliz comiendo lo que quiero sin preocuparme más ni por el colesterol, ni las grasas saturadas, ni si se me mueve todo en el colectivo.JE! Me encanta este blog, te sigo!

Ainoa 13♥ dijo...

Me gusto tu entrada porque eso me ha pasado! xD

Miranda. dijo...

Hhaha bueno, como dice una de las personas que comentó también, lo importante es la salud... Qué hipócrita me siento al decirlo, pero es mejor empezar así :)

Gracias por pasarte!

Ella ♥ dijo...

Jajajajajajaj, me haces reír, Lu. Tal cual, tal cual. Mis piernas tienen flojera, parecen gelatina y debería empezar el gim y lo notó en el autobús, con shorts y no tengo idea de que hacer para que no se note. Tengo 16, debería hacer algo más que aplastar el trasero en la silla. :( Ojalá el día tuviera más horas.