26 de diciembre de 2012

10

Se fue.

Mi colombiano se fue para Cartagena. En aproximadamente 56 días vuelve. 56. Casi dos meses. Me empieza a titilar el ojo. El ojo derecho.

Primero, lloramos un poquito los dos. Fueron 20 días de semi convivencia. En 20 días hice lo que en 4 meses con mi ex y lo que nunca también: acabar. Si llegaras a leer esto, ex, quiero que te enteres que nunca acabé con vos. Con vos ni con nadie. Y no soy frígida, porque mi colombian boy me hizo acabar varias. Y en un mismo polvo, dos veces.

Aprendan hombres que la previa es importantísima. Aprendan hombres que las mujeres fingimos muy bien. El amor, lo que una hace por amor.

Bueno. Lo que hice con él. Dormir con él, amanecer con él, desayunar con la hermana, ir a cenar los 3, hablar con la madre por Skype, compartir dinero, ir a comer un asado con mis viejos, etcétera. Y sexo. Sexo, sexo, sexo.

Horario de protección al menor.

En fin, en febrero vuelve. Cierta parte de mi, un 10% sigue creyendo que es narco. La simple desconfianza del ser humano. Como el argentino es chanta, el colombiano es narco. No siempre. Quiero que quede asentado en este blog y ustedes sean testigos que, si me llegan a llevar presa por posesión de drogas me tendieron una trampa.

Boludeces, hablo boludeces. Ah, feliz navidad.

Para mi las fiestas hace rato perdieron sentido. Primero, desde que me enteré de la cruda verdad que Papá Noel no existe. Ni el Ratón Pérez tampoco. Uno de los momentos más tristes de mi vida. Segundo, desde que falleció mi nono. Dios te tenga en la gloria Carlos. Y año nuevo es más el cumpleaños de mi mamá (01 de Enero) que el fin y comienzo de un año. Siempre nos vamos esos días de Bs As. Por lo tanto, si no fuera por los fuegos artificiales sería una cena de cumpleaños.

Recién hablamos con el colombiano por skype. Tiene una sonrisa. Tiene todo. Espero que no se pinche rápido la burbuja. Barba, que me dure esta vez, me porte bien este año.

Y a ustedes, feliz año nuevo. En estos días estaré pasando a saludar. No lo hago ahora porque siempre que termino de escribir una entrada, me agarra un sueño padre. O sea, mucho sueño. Un sueño mayor.

Por último, hombres, no pierdan su dignidad, por algo tienen huevos, ténganlo bien puestos.

Amén.

p.d.: me tatué, me quiero arrancar la piel de la picazón, pero valió la pena. 

6 comentarios:

Bellis dijo...

Me acuerdo que un señor decía que las palabras tienen mucha más fuerza y valor cuando son usadas por una persona real y viva que cuando personajes ficticios hacen uso de ellas. Quería decir que algo tiene más valor cuando se asume que es una anécdota real de una persona que cuando se narra a través de un cuento o una metáfora. Y eso es lo que veo en éste blog, es muy abierto, muy personal y jugado, y eso lo hace muy interesante.

Me alegro que estés pasando por una buena etapa, y dicen que la comida tiene un mejor gusto cuando se espera por ella, así que miremosle el lado bueno!

Saludos!

Bellis

La Maga dijo...

Y ya que estamos con aires de fiestas, chin chin por tu felicidad! (dos meses se pasan rapidooo)
Ahh, y los tatuajes son asi, pero valen la pena!!
Un beso grandee

Tu mundo, mi mundo nuestro mundo ♥ dijo...

¡Hola cielo!
Felices fiestas, y me alegro de que hayas estado bien con el colombiano, aunque entiendo perfectamente que, dos meses se pueden llegar a hacer completamente eternos.
Bueno, si hay amor, o un simple y pequeño sentimiento, podreis superarlo.
Saludos bonita:)

Ginebra dijo...

Se ve que estás en una buena racha. Eso me alegra. Disfruta al máximo. Y no permitas que la Navidad no tenga sentido para ti. Es una época hermosa, llena de magia y de ilusión.
Un guiño ;)

Juana. dijo...

Fue muy gracioso lo del colombiano narco. De verdad.
Yo salgo de testigo.
Bo, soreta, ¿cuántas veces fingiste un orgasmo por "amor"?
No hay amor que valga.
Cuando no se acaba, se dice que no se acaba, así se puede acabar, entre los dos.

Y nada, feliz año nuevo para vos, y que ojalá no se pinche la burbuja.

Abrazo.

Ella ♥ dijo...

Me encanta como escribes, creo que ya lo he dicho muchas veces pero.... ¿qué más da? :) Lo seguiré repitiendo porque es la verdad, la historia de tu vida me entretiene y me enseña... Sí, te he tomado como consejera aunque no lo sepas (bueno, ahora que te lo he dicho, lo sabes).